«Al son que me pongan bailo»: etnografía de lo efímero. El trabajo del bailarín en el desarrollo de la primera compañía distrital en Bogotá
En un contexto en el que la danza es efímera y el trabajo también, este proyecto tiene el interés principal de preguntarse por las nociones de trabajo digno de los bailarines en el caso de la Compañía de Danza Residente del Teatro Jorge Eliécer Gaitán, primera compañía totalmente financiada y pensada desde el interior de una entidad pública en la ciudad de Bogotá (la Gerencia de Danza del Instituto Distrital de las Artes – Idartes). A partir de un análisis cualitativo que se basó en la revisión de archivo (documentos institucionales), entrevistas a diferentes agentes del campo y observación participante, se reconstruye la trayectoria de una política cultural para la danza que pretendía solventar las necesidades de inestabilidad y precarización laboral experimentadas por los bailarines del sector. De esta manera se evidencian las tensiones estructurales del campo que se agudizan en la implementación de esta iniciativa pública de formalización laboral, al entrar en contraste con las formas de trabajo independiente del danzante. Este trabajo concluye que los valores de versatilidad, adaptación y resiliencia, propios del artista como trabajador, terminan siendo funcionales en el contexto de una economía flexible (Menger, 2001). Del mismo modo, se hace evidente que la inestabilidad laboral es estructural y por lo tanto, no es un fenómeno que se pueda resolver con los modelos de contratación propuestos por los enfoques de las diferentes Gerencias de Danza que acompañaron este proceso. De igual forma, este estudio entiende la danza como mundo del arte, es decir como red de cooperación, como un trabajo colectivo que comprende a diferentes agentes del sector (Becker, 2008) y no solamente a los bailarines o al movimiento de los cuerpos per se. En esta misma lógica, se analiza al Estado [o entidad pública] “como una organización compleja, como una arena de relaciones y desigualdades de poder y de influencia entre diferentes actores” (Martínez, 2013, pág. 158, cita a Gupta) para analizar las acciones de las gerentes de danza, bailarinas en puestos de decisión en la administración local.
danza como trabajo, mundo del arte, economía, flexible, trabajo digno del bailarín, compañía de danza, estado, gerencia de danza
849
post-template-default,single,single-post,postid-849,single-format-standard,bridge-core-2.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-19.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

«Al son que me pongan bailo»: etnografía de lo efímero. El trabajo del bailarín en el desarrollo de la primera compañía distrital en Bogotá

Autor: Lozano Bermúdez Gina Marcela

Año: 2019

Universidad: Pontificia Universidad Javeriana

Programa: Antropología

Ciudad: Bogotá

En un contexto en el que la danza es efímera y el trabajo también, este proyecto tiene el interés principal de preguntarse por las nociones de trabajo digno de los bailarines en el caso de la Compañía de Danza Residente del Teatro Jorge Eliécer Gaitán, primera compañía totalmente financiada y pensada desde el interior de una entidad pública en la ciudad de Bogotá (la Gerencia de Danza del Instituto Distrital de las Artes – Idartes). A partir de un análisis cualitativo que se basó en la revisión de archivo (documentos institucionales), entrevistas a diferentes agentes del campo y observación participante, se reconstruye la trayectoria de una política cultural para la danza que pretendía solventar las necesidades de inestabilidad y precarización laboral experimentadas por los bailarines del sector. De esta manera se evidencian las tensiones estructurales del campo que se agudizan en la implementación de esta iniciativa pública de formalización laboral, al entrar en contraste con las formas de trabajo independiente del danzante. Este trabajo concluye que los valores de versatilidad, adaptación y resiliencia, propios del artista como trabajador, terminan siendo funcionales en el contexto de una economía flexible (Menger, 2001). Del mismo modo, se hace evidente que la inestabilidad laboral es estructural y por lo tanto, no es un fenómeno que se pueda resolver con los modelos de contratación propuestos por los enfoques de las diferentes Gerencias de Danza que acompañaron este proceso. De igual forma, este estudio entiende la danza como mundo del arte, es decir como red de cooperación, como un trabajo colectivo que comprende a diferentes agentes del sector (Becker, 2008) y no solamente a los bailarines o al movimiento de los cuerpos per se. En esta misma lógica, se analiza al Estado [o entidad pública] “como una organización compleja, como una arena de relaciones y desigualdades de poder y de influencia entre diferentes actores” (Martínez, 2013, pág. 158, cita a Gupta) para analizar las acciones de las gerentes de danza, bailarinas en puestos de decisión en la administración local.